Clase de Ingles (Relato Lesbico)


Una clase de inglés interminable, una profesora de bandera y Nieves una alumna

El verano ya se encontraba avanzado aunque no tanto como el curso de inglés al que tan solo le quedaba una semana para terminar.

Hoy la clase se mostraba especialmente aburrida, miré al termómetro de la pared y me pareció ver que indicada 33 grados centígrados, mucha calor. “hace tanta calor que hasta la falda me sobra” pensé mientras la profesora terminaba de explicar algo.

Traté de prestar atención a lo que decía, apoyé la barbilla sobre las manos y los codos sobre la mesa para esforzarme en enterarme de algo pero fue inútil, así que decidí quedarme contemplándola, comencé a darme cuenta de que no estaba nada mal la profesora, tenía unas gafas que podían sustituirse por unas lentillas y así mostrar al mundo esos ojazos verdes, grandes y unos labios carnosos muy pero que muy apetecibles. “uff pero que me estoy diciendo a mi misma!, será este calor” un pelo largo, muy largo y suelto como a mi me gustaría tenerlo, rubia y parecía rubia natural.

“uy… si se me están poniendo duros los pezones” a ver, piensa en otra cosa, no te pongas caliente ahora en mitad de clase, que yendo ligera de ropa se va a enterar todo el mundo de tu estado de ánimo.

Voy a concentrarme en el inglés, “hay que ver que pezones que tiene la muy guarra”, eh! Pero si los tiene duritos, si, segura de que está como una moto y yo debo estar con fiebre porque me siento subir la temperatura de una manera. uy de que manera. Voy a frotarme las piernas una contra la otra a ver si se me pasa un poco, mira para otro lado, “uyyyyy”. “Viene hacia mi”, contente, contente. Piensa en algo.

*-Señorita Nieves puedo ayudarla en algo?. Levanté la cabeza y la dije: -“eh, no, ya termino estos ejercicios”.
*-Es que hace diez minutos que ha terminado la clase y la veo un poco acalorada.
*-diez minutos?” leches si estamos solas, no me he enterado que se ha marchado la gente.
*-ya termino. Entonces ella se puso justo detrás mía y apoyó su mano sobre mi hombro izquierdo, a lo que yo respondí dando un pequeño respingo, se agachó y me susurró al oído:
*-Llevo diez minutos observándola, y si he de serla sincera me ha gustado mucho lo que he visto, y según decía esto su mano se había deslizado por entre mi blusa y estaba acariciando uno de mis exaltados pezones, lo que hizo que se pusieran más duros aún si cabía.

Ella notó mi reacción y según giraba mi cabeza hacia ella, posó sus labios sobre los míos haciéndolos presa de su boca, no tardé en encontrarme su ansiosa lengua buscando la mía que sin pensárselo dos veces salió a su encuentro y se entrelazó con la de ella.

El placer se adueñaba de mi cuerpo, cerré los ojos y me dejé llevar, “ummmm, que bien sabe su boca, que tiernos sus labios, que jugetona su lengua”, mi lengua trataba de corresponderla como podía, la respiración se aceleró, sin darme cuenta estaba totalmente abierta de piernas y su mano se deslizó por mi pecho y acariciando mi vientre llegó a los labios vaginales y de repente noté que me estaba masajeando el clítoris y que estaba a puntito de correrme, “aahhhhhhh” – solté un pequeño gemido y traté de corresponderla buscando su pecho, mientras el éxtasis estaba a punto de llegar, noté su pezón super duro entre mis dedos y cuando comencé a correrme, abrí los ojos y ella había retirado la mesa y se había sentado a horcajadas encima mía.

Sabía que estaba como una moto así que esta vez fui yo la que atrapó su boca, y buscaba su lengua juguetona mientras me hacía con su clítoris que estaba también bastante excitado, me molestaban sus braguitas pero no era cuestión de parar, sabia que había comenzado la carrera del orgasmo y una vez empezada solo hay una salida y era el orgasmo en sí.

Soltó un gemido como pudo pues mi lengua no dejaba a la suya, noté como estaba excitándome nuevamente mientras la daba placer. Aumenté un poco el ritmo de mis dedos sobre sus labios vaginales ya que su clítoris parecía querer jugar, más y mas, “a ver si me pillas” cuando un gemido me hizo saber que un orgasmo la estaba azotando todo su cuerpo y por contacto yo también tuve otro orgasmo.

Abrí los ojos y estaba contemplando mi cara, totalmente relajada, se levantó se arregló la falda, se ajustó la blusa y me dijo “no sé que me ha pasado es la primera vez que me ocurre algo así” y yo la repliqué ” a mi también, de hecho nunca me lo había montado con otra tía hasta ahora, y he de decir que estoy totalmente alucinada pero satisfecha”.

No votes yet.
Please wait...
Puntua este video
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *