Mi amante y yo (Relato Lesbico)

 


Dos compañeras de trabajo terminan por meterse en la cama. El hecho de que una de ellas esté casada no es obstáculo
Nunca había tenido una experiencia con una mujer, siendo yo mujer. Si bien es cierto, que a lo largo de mi vida me he sentido atraída por mujeres, nunca había dado rienda a mis inquietudes, tan es así que me casé hace 5 años, durante mi matrimonio le he sido infiel a mi marido 1 vez con un hombre, y esta ocasión que les contaré con una mujer.

Nayeli, mi actual amante, llegó a mi vida cuando no la esperaba, yo ya estaba establecida con mi esposo, las ideas de estar con una mujer se habían alejado hacia ya tiempo de mi mente, mas de pronto ella se cruzó en mi camino, fue verla y sentirme atraída por ella. Compañera de trabajo durante 1 mes, cruzábamos miradas a cada instante, eran miradas que decían algo más… había algo oculto.
Leer más

Blog para adultos

 


CONDICIONES GENERALES DE USO

Los usuarios deberán leer las presentes Condiciones Generales de Uso de esta página web. El uso o acceso a este sitio implica el conocimiento y aceptación de las advertencias legales y condiciones que a continuación se especifican.
1. RelatosLesbicos es un blog diseñado para adultos, usted debe ser mayor de edad según lo dispuesto en las leyes de su país. En caso de minoría de edad le queda totalmente prohibida la entrada a RelatosLesbicos.com
2. RelatosLesbicos.com declina toda responsabilidad sobre los enlaces proporcionados a través de esta web. Para cualquier queja o consulta sobre las galerías contacte con el administrador y responsable del dominio motivo de la queja.
3. RelatosLesbicos.com dispone contenidos publicitarios proporcionados por empresas líderes en la distribución de material pornográfico de pago a través de Internet. El acceso a estos contenidos es totalmente libre y no forzado por RelatosLesbicos.com
4. RelatosLesbicos.com no es, ni puede ser considerado un lugar warez, hacker, etc. No apoyamos los actos ilícitos y en especial rechazamos la piratería informática y la actividades ilegales.
Leer más

,

Las cartas de Mercedes II (Relato Lesbico)

 

La tía contesta a la carta y confiesa por primera vez la profundidad del deseo por su sobrina.

Querida Mercedes: Sí recuerdo esa noche en que por primera vez me mostré desnuda ante ti y la felicidad que me invadió ante tu serena y tierna reacción.

Esa noche cuando el primer placer mío contigo se había calmado, recuerdo que te dije que era hora que te fueras a tu cuarto. Me besaste de nuevo en la boca y me quedé sola en la sala. No me vestí, me quedé desnuda, no tenía sentido vestirse y el ambiente estaba tibio. Cuando ese primer orgasmo dejó de recorrerme y ya calmada, me fui a mi cuarto y por la puerta entreabierta del tuyo vi que tu leías antes de dormir.

Me metí en la cama y no intenté dormir, porque sabía que no podría hacerlo. Había dos razones para ese insomnio. Una era la visión de tu cuerpo desnudo, directo y absoluto en mi cerebro. Yo nunca te había visto desnuda desde cuando eras una chica. Tu figura de mujer adulta allí frente a mí y la suavidad infinita de tu cuerpo en mis manos, me había perturbado de tal forma que nunca he vuelto a verte de otra forma que no sea deseándote.

Fue ese deseo el que habría de llevarme a vagar por la ciudad y fue ese deseo el que me llevó a desnudarme para ti, porque de alguna manera tenía que decirte que así como yo te sentía una hembra deseable quería que tu supieras que en eso somos idénticas y que mi cuerpo gusta de ser visto y tocado, admirado y deseado.
Leer más